Aspirantes a la Alcaldía de Durán aprovechan la falta de agua en el cantón para hacer campaña

La solución que planteó el lunes la gobernadora de Guayas, Juana Vallejo, de dotar de agua potable a Durán desde Guayaquil no gustó a los durandeños, porque el costo del tanque de 55 litros llegó a $ 1,50 cuando el precio oficial es $ 0,80.

El lunes pasado, los residentes de la cuarta etapa de El Recreo cerraron la vía para detener a los tanqueros y dotarse del líquido mientras criticaron el precio del servicio de las 70 unidades.

Ayer, nuevas protestas se dieron en la vía Durán-Boliche, las cuales interrumpieron el tránsito en el kilómetro 2. Algo similar sucedió con los habitantes del barrio 28 de Agosto, ubicado sobre la avenida Nicolás Lapentti.

Mientras esto sucedía en Durán, en Guayaquil el alcalde Jaime Nebot se reunió con la gobernadora Vallejo para tomar decisiones sobre la situación del vecino cantón. La funcionaria indicó, tras la cita, que recibió buenas ideas de parte del burgomaestre guayaquileño.

La alcaldesa de Durán, Alexandra Arce, por su parte, argumentó que son los precandidatos a la Alcaldía quienes alteran a los pobladores para armar las protestas. “Se aprovechan de esta situación para sus fines políticos”.

Arce instó a los aspirantes al puesto de burgomaestre a ayudar a la población pagando los viajes de los camiones y así llevar agua a los diferentes sitios del cantón.

La alcaldesa desmintió que el Municipio de Durán esté regalando el agua, pero aclaró que son personas solidarias y no políticas las que han asumido ese costo con la asociación de tanqueros.

Arce denunció indicios de sabotajes en el proyecto que desde su inicio ha tenido problemas. En los últimos meses se han registrado al menos de 10 roturas.

La funcionaria, quien termina su período en mayo de 2019, comentó que el lunes hubo dos daños que impidieron normalizar la distribución de agua a la ciudad, tal como se tenía previsto.

La primera avería se registró en el sector de Valparaíso a las 14:00, una máquina dañó una tubería, la reparación demoró cuatro horas. A las 20:00 ocurrió otra afectación en el sector La Herrería, la que se debía solucionar hasta las 18:00 de ayer.

La Alcaldesa explicó que la distribución del agua se normalizaría desde la noche de ayer una vez terminados los arreglos. Desmintió que la Municipalidad no haya advertido sobre los cortes a la ciudadanía y acusó a los imprevistos (daños fortuitos) de ser los causantes de esta situación.

Expresó que sí se solicitó la conexión con tanqueros de agua desde Guayaquil,pero el costo terminaba siendo demasiado alto: $ 4 por tanque de 55 litros.

La burgomaestre insistió en que el cierre de las válvulas desde Chobo era necesario para probar el resto de tuberías de la ciudad.

Leonardo Galarza, representante de Seico, empresa que ejecuta el proyecto, determinó que el daño en el sector La Herrería se debía a un golpe de ariete, lo que significa aire y agua en las tuberías.

Galarza insistió en que estos tipos de afectaciones son comunes en el desarrollo de un proyecto y destacó que las tuberías colocadas soportan 250 metros cúbicos de presión y la que se impulsa es 90 metros. El funcionario de la empresa explicó que en un futuro este excedente serviría porque la población de las ciudades se incrementa, y con ello también crece la necesidad de aumentar la presión del agua.

Tanqueros al rescate
En el sector San Enrique, una decena de tanqueros esperaban su turno para recorrer Durán, al igual que los de la Prefectura  que también se encargaron de repartir agua  a distintos sectores de Durán.

En el sitio Andrea Morales, una funcionaria municipal los organiza y distribuye. Algo ofuscada asegura haber trabajado hasta las 04:00 y retornado a su puesto de labores solo unas pocas horas después.

Morales, mientras conversaba con EL TELÉGRAFO, indicaba a una moradora de la cooperativa Héctor Cobos, que debe esperar. La mujer desesperada alzó la voz: “Tengo horas esperando turno y no me atienden, llevo puesta ropa sucia, porque solo tengo agua para cocinar. Al final, el reclamo de la nujer funcionó, un tanquero partió a su barrio, uno de los 18 sectores que atienden diariamente.

Estefanía Tomalá mira la escena y se apunta en la lista de espera pero refunfuñea, porque le han explicado que solo repartirán dos tanques de agua por cada casa, lo que considera insuficiente.

Tatiana Angulo, moradora del sector de Unidos Venceremos, reveló que existen otros vecinos que se están aprovechando pidiendo $ 1 por tanque de agua.

Marlon Orellana, gerente de la Asociación de Tanqueros de Durán, aseguró que dependiendo de la presión de la toma San Enrique al km 11, donde están las instalaciones de la agremiación, o El Recreo, ellos pueden proveerse.

Aclaró que de los 50 camiones que conforman la entidad y que trabajan desde el lunes por la noche, ninguno es propiedad o tiene relación comercial con la alcaldesa o familiar de ella, como aguraban algunos ciudadanos. También denunció que dueños de tanqueros no regularizados venden el tanque de agua en $ 2.

La tarde de ayer, Juana Vallejo explicó que tiene un plan ordenado de entrega de agua con Senagua y que está buscando dos plantas potabilizadoras.

Fuente: El Telégrafo