Bombardeos sirios se ensañan con Guta luego que partió el convoy humanitario

Fuertes bombardeos aéreos y combates sacudieron el enclave rebelde sirio de Guta Oriental este martes, cuando Francia y Gran Bretaña pidieron una reunión de emergencia de las Naciones Unidas para discutir la escalada de la violencia en este país.

Más de 790 civiles, entre ellos 170 niños, murieron desde que las fuerzas del régimen apoyadas por su aliado ruso lanzaran nuevos ataques contra el asediado enclave cerca de Damasco el 18 de febrero pasado.

Dado que el régimen hace oídos sordos a la tregua, Francia y Gran Bretaña solicitaron una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU y se espera que el Consejo se reúna el miércoles para considerar los ataques aéreos y enfrentamientos en el enclave pese a la tregua por 30 días solicitada por el órgano ejecutivo de Naciones Unidas hace 10 días.

El ejército ruso, que interviene en Siria para apoyar al régimen de Bashar al Asad, anunció este martes que autoriza además de los civiles a los rebeldes armados a evacuar el enclave rebelde de Guta Oriental durante la tregua diaria proclamada por Moscú.

En Guta Oriental, el régimen sirio continuaba el martes los bombardeos que dejaron nueve civiles muertos, mientras las fuerzas leales avanzan en la zona agrícola de esta región sitiada.

Pero este martes, octavo día de la tregua, “el corredor humanitario fue abierto no solamente a la población civil de Guta Oriental, sino también para los combatientes con sus familias. Los miembros de las formaciones armadas ilegales fueron autorizados a portar su arma personal”, indicó el general ruso Vladimir Zolotukhine, citado por las agencias rusas.

El general no precisó si ese corredor conduce a una zona controlada por los rebeldes o por el régimen.

Hasta ahora, ningún civil ha tomado este corredor, según dijo.

El general ruso informó de una situación “tensa” pero al mismo tiempo con menos disparos en el paso de Wafidine, punto de control instalado por los rusos y sirios para este corredor humanitario.

“No se descarta que esté relacionado a nuestra propuesta sobre la salida de esta zona”, estimó.

– Se estrelló avión militar ruso –

Por otro lado, un avión militar ruso se estrelló el martes antes de aterrizar en la base militar rusa de Hmeimin, en el noroeste de Siria, matando a sus 32 ocupantes, anunció el ejército ruso citado por las agencias de noticias.

“Hacia las 15H00 (12H00 GMT), un avión de transporte An-26 se estrelló en el aeródromo de Hmeimin. Según datos preliminares, había 26 pasajeros y seis tripulantes”, informó el ministerio de Defensa.

“La catástrofe, según las primeras informaciones, se debe aparentemente a un problema técnico”, agregó.

En el campo de batalla, las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) anunciaron que unos 1.700 integrantes de la coalición kurdo-árabe que lucha contra el grupo Estado Islámico (EI) en el noreste de Siria serán redesplegados en Afrin, un enclave kurdo al noroeste que es blanco de una ofensiva turca desde enero.

“Tomamos la difícil decisión de retirar los combatientes del suburbio de Deir Ezzor y de los frentes anti-EI para desplazarlos en Afrin”, indicó a la AFP Abu Omar al Idlebi, responsable militar de las FDS, apoyadas por Estados Unidos, en una conferencia de prensa en Raqa.

“Nuestro pueblo en Afrin es nuestra prioridad y su protección es más importante que las decisiones tomadas por la coalición internacional”, aliada de las FDS en la guerra con el Estado Islámico, agregó.

Idlebi habló con la AFP en un estadio de fútbol en Raqa, que el SDF recuperó del EI en octubre con la ayuda de la coalición.

– Violencia imparable –

La brutal arremetida en el último gran enclave rebelde cerca de la capital, es la última ofensiva del régimen en siete años de guerra civil que ha provocado más indignación que acción por parte de Occidente.

Las tropas del gobierno avanzaron la semana pasada muy rápidamente por tierras agrícolas de Guta Oriental, según la ONG Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). Hasta el martes en la mañana las fuerzas sirias controlaban 40% de este enclave, precisó el mismo organismo.

El convoy humanitario que entró el lunes a la parte rebelde de Guta Oriental tuvo que interrumpir su operación de entrega de ayuda debido a los bombardeos del régimen contra el enclave, del que las fuerzas progubernamentales sirias ya recuperaron más de un tercio.

El objetivo de las entregas era ayudar a unos 30.000 de los 400.000 habitantes del enclave, que sufren escasez de alimentos y medicamentos y viven encerrados en sótanos.

Siria está devastada desde 2011 por una guerra cada vez más compleja, que ha acabado con la vida de más de 340.000 personas. El régimen de Al Asad consiguió reforzar posiciones gracias al apoyo militar de Rusia desde 2015.

Fuente: AFP