CNE elaborará informes detallando las posibles infracciones de campaña anticipada

Desde esta semana, las 24 delegaciones provinciales del Consejo Nacional Electoral (CNE) hacen un seguimiento más exhaustivo a los actos de campaña anticipada, con miras a las elecciones del 2019.

La medida se enmarca en el exhorto que aprobó el Pleno del CNE transitorio, que insta a organizaciones y movimientos políticos a no hacer proselitismo antes del inicio oficial de la campaña electoral. Según el cronograma, la fase de promoción de los candidatos para las elecciones seccionales se iniciará el 5 de febrero del 2019.

En los 146 días que faltan para esa etapa, el área de fiscalización del CNE elaborará informes detallando las posibles infracciones de campaña anticipada. Así lo indicó Camila Moreno, consejera encargada.

Sin embargo, para sancionar esas infracciones hay que esperar que los precandidatos inscriban oficialmente su candidatura para los comicios. De darse ese escenario, se descontará el valor de los gastos de la campaña anticipada del fondo de promoción electoral que otorga el CNE.

Estos balances se efectuarán una vez que finalice el proceso electoral, en la fase de rendición de cuentas de los partidos y movimientos políticos.
El consejero electoral José Cabrera sostiene que el exhorto “recuerda” a las organizaciones políticas que todos los gastos de campaña serán recopilados y, de ser el caso, imputados al final del proceso.

Tanto Moreno como Cabrera coinciden en que el control de la precampaña que realizó el CNE en años anteriores no fue el adecuado. “Así como ahora garantizamos los derechos de las organizaciones políticas, ellas también deben cumplir sus obligaciones”, dijo la consejera Moreno.

El exhorto advierte a los actores políticos que hacer actos proselitistas o contratar publicidad electoral con recursos propios o de terceros constituyen infracciones electorales.

Las delegaciones del CNE levantarán informes semanales de este control, en sintonía con el Reglamento de Propaganda, Publicidad, Promoción y Fiscalización del Gasto Electoral, vigente desde el 2016.

En las últimas semanas, varios precandidatos para alcaldías y prefecturas han asistido a encuentros con dirigentes barriales y gremiales para dar a conocer sus propuestas.

Juan Carlos Holguín, precandidato a la Alcaldía de Quito por Creo, indicó que “saluda” el exhorto del CNE, pero manifestó que a su criterio el documento hace más referencia al pautaje publicitario en medios de comunicación.

Holguín defiende el hecho de que los precandidatos puedan visitar los barrios para difundir sus planes y proyectos, que se concretarían de resultar favorecidos con el voto mayoritario. “Esto fortalece la democracia”, subrayó.

También pide que al igual que se controla la precampaña, se vigile el gasto de las autoridades que buscarán la reelección, en especial el uso de recursos públicos.

Con esa postura concuerda Jimmy Jairala, precandidato a la Alcaldía de Guayaquil y actual Prefecto del Guayas, que sostiene que no está prohibido caminar y recorrer barrios. Lo que sí va en contra de la Ley, indicó Jairala, es “usar fondos públicos para promocionar a determinados candidatos”.

Ruth Hidalgo, directora de Participación Ciudadana, recordó que en los últimos diez años la precampaña electoral no fue controlada eficientemente por las autoridades electorales. A su criterio, la decisión del CNE transitorio es acertada, ya que el proselitismo anticipado atenta contra el principio de equidad entre los actores políticos. “Nos damos cuenta de que ejercer este control solo dependía de una decisión política”, manifestó.

Además, el CNE exhortó a no incurrir en ataques políticos, particularmente en casos de violencia de género.

Medardo Oleas, expresidente del Tribunal Supremo Electoral, cree que el CNE debería primero controlar que las organizaciones políticas hayan usado mecanismos de democracia interna para seleccionar a sus candidatos. El exmagistrado sostiene que en los últimos años se usó al organismo electoral en contra de los partidos de oposición, ya que se permitió al oficialismo beneficiarse de los recursos del Estado en la precampaña.

La precandidata por el partido Social Cristiano (PSC), Cynthia Viteri, también recorre parroquias y mantiene conversatorios para dar a conocer sus ejes de trabajo, de resultar electa alcaldesa de Guayaquil.

Incluso, inició las inscripciones para programas sociales, como el plan denominado Por un futuro sin drogas.

Según Viteri, este proyecto no está financiado con recursos públicos. Agregó que al ser asesora de Gestión Comunitaria del Municipio, está en contacto permanente con los ciudadanos. “Renunciaré al cargo cuando inscriba oficialmente mi candidatura”, finalizó.

Fuente: El Comercio