En las seccionales de 2019, 47 alcaldes no podrán buscar una reelección

Con la aprobación de la pregunta 2 del referendo del pasado 4 de febrero, 47 alcaldes en Ecuador no podrán buscar una reelección.

La interrogante en su anexo 2 planteó lo siguiente:

“Las autoridades de reelección popular podrán reelegirse por una sola vez, consecutiva o no, para el mismo cargo. Las autoridades de elección popular que se postulen para un cargo diferente deberán renunciar al que desempeñan”.

Dos de las 47 autoridades impedidas, acumulan períodos desde 1996, es decir, 5 mandatos. Otras siete llevan 4 elecciones ganadas, ocho más tienen 3  ciclos de mandato; los treinta restantes tienen 2 períodos.

En los comicios seccionales de 2014, de acuerdo al Consejo Nacional Electoral (CNE) se registraron 1.195 candidatos y candidatas para participar en las 221 alcaldías que existenen el país.

Según el calendario electoral, la inscripción empezará el 22 de noviembre y terminará el 21 de diciembre próximo; el día del sufragio será el 24 de marzo de 2019.

Javier Vinueza, alcalde de Quijos, es uno de ellos y señala que estar al mando de una ciudad es una gran oportunidad que brinda la ciudadanía para, conjuntamente, llevar adelante proyectos que pemitan cambios positivos al territorio.

Sin embargo, no aspira a participar en las siguientes seccionales para alcanzar alguna otra dignidad en su ciudad, así como en su provincia.

“Mi decisión fue no participar, porque la ciudadanía nos brinda la confianza para cumplir con un tiempo y promesas; si tuviese que aceptar cualquier otra propuesta, eso hace que tenga que renunciar creo que 6 meses antes, y no pienso que eso sea justo”.

Por ello enfatizó que se dedicará a trabajar en actividades privadas, aunque señaló que estará pendiente de velar que quienes asuman el cargo tomen en cuenta y ejecuten los pedidos de la ciudadanía.

Ignacio Figueroa es alcalde de Pedro Carbo y subdirector de movimiento Alianza PAIS en Guayas, él sostiene que su principal objetivo es cumplir con la administración municipal, pero que una vez que termine su tiempo como alcalde, seguirá activo políticamente, debido a la responsabilidad que tiene con la organización política.

Figueroa afirma que estará en ello “hasta que haya cambios en la directiva”, aunque explicó que, si aparece una oportunidad para candidatizarse en otro cargo, tomaría en cuenta dos variables: “El respaldo del movimiento y de la ciudadanía, y con todo gusto colaboraría”.

Por lo pronto, planifica trabajar en el apoyo a organizaciones sociales y participación ciudadana.

En cambio, Cirilo González, alcalde de Balzar, está decidido a seguir en la administración pública. “Mis aspiraciones son mantener el partido y que se mantenga en el Municipio; por el bien de Balzar, para que continúe la obra pública, voy a ser candidato a concejal”.

Aquello es como una antesala a su meta a largo plazo, pues planifica ser candidato a asambleísta por Guayas en las nacionales de 2021 y volver a su provincia como candidato a prefecto en 2024.

Mientras tanto, confía que su hijo Emilio González, actual vicealcalde, se postule como candidato del partido Fuerza Ecuador y gane las seccionales del próximo año.

Jaime Nebot, alcalde de Guayaquil, durante su tercer período anunció que no se iba a candidatizar para una cuarta reelección, pero finalmente lo hizo durante la sesión solemne municipal por los 193 años de Independencia de la ciudad en 2013.

“Lo hago por ustedes, porque los quiero, porque lo merecen; lo hago para mantener nuestra independencia, nuestra libertad”.

En la actualidad, ha reiterado que no será candidato para ninguna dignidad, pero también ha señalado que el Partido Social Cristiano tendrá candidato presidencial en 2021. “Hombre o mujer, pero tendremos candidato”, sostuvo Nebot en uno de sus habituales enlaces radiales.

Y precisamente en ese espacio donde informa las actividades del Municipio, el burgomaestre no ha negado si él será aquel aspirante.

Al preguntarle sobre el tema de cómo se ve en 2021, respondió: “Yo me veo haciendo lo mismo que sé hacer: trabajando y sirviendo a la ciudadanía desde cualquier parte

Fuente: El Telégrafo