Expresidente Rafael Correa se despidió de Ecuador

Con el pedido a los simpatizantes de “defender de la revolución” y cuestionamientos al presidente Lenín Moreno, Rafael Correa se despidió este lunes de sus simpatizantes, a quienes dijo que no se va de vacaciones, ni de descanso, pues tiene deberes familiares.

“Que no me digan que es cambio de estilo… estrategia de querer diferenciarse del anterior Gobierno, dándole la razón a la oposición”, señaló.

“Es obvio que el 2 de abril derrotamos a la oposición, no estoy muy seguro si ganó la revolución ciudadana”, expresó, tras criticar los diálogos que ha venido resalizando su sucesor desde el pasado 24 de mayo.

Llamó a defender lo ganado, dice que no se toma un descanso, ni que son vacaciones, ni que lo  esperen en seis meses. Busca un refugio de paz para su familia, a la que había descuidado, y por tanto sacrificio de estos años. Dijo tener sentimientos encontrados, pero que es feliz porque tiene paz de alma.

“La organización política debe marchar sin mí”, señaló en medio de los gritos de sus seguidores.

“No podemos llamar a falsas unidades. Si Alianza PAIS no denuncia pactos inaceptables ni la entrega de empresa pública, mejor que deje de existir Alianza PAIS. (Con) el reparto de la patria hoy más que nunca hay que hablar muy claro, sino que seré el primero en desafiliarme de AP.”

“A seguir luchando y avanzando en nuestra revolución para que ese pasado contra el que triunfamos no vuelva nunca más”.

‘Rafael, por siempre, nuestro presidente’, arengaba en la despedida en el aeropuerto el actual vicepresidente Jorge Glas.

Dijo, además, tener sentimientos encontrados al viajar a su nueva residencia en Bélgica. “El dolor de dejar mi Patria, el dolor de dejarlos a ustedes; pero también la alegría de compartir finalmente con mi familia.. Queridos compañeros cuiden al país, cuiden la revolución; por mí no se preocupen, me voy feliz… ser feliz es mi color de identidad”.

Correa arribó a las 14:21 en uno de los vehículos de la caravana que lo acompañó, e hizo una ademán de despedida con la mano.

Como preámbulo a su partida, Rafael Correa se despidió hoy de sus simpatizantes. “Llegó el día, Patria querida. Debo partir”, escribió en su cuenta Twitter.

“Dejamos un país transformado pero aún en proceso. Lo sembrado es tanto y tan profundo que no debemos temer por lo efímero que se llevará el viento. Nada de lo mediocre y desleal permanecerá. El país ya conoció lo grande, lo correcto, lo bien hecho”, escribió en la red social. “El país tiene hoy memoria e inteligencia colectiva”, escribió.

Fuente: El Universo