La Contraloría General del Estado predeterminó responsabilidades civiles y administrativas en el proceso de contratación del Metro de Quito

La Contraloría General del Estado predeterminó responsabilidades civiles y administrativas en el proceso de contratación y ejecución de la segunda fase del Metro de Quito. Las autoridades municipales preparan los descargos que serán entregados a la entidad de control.

La entidad analizó el proceso de contratación, ejecución y fiscalización de la segunda parte del proyecto.

El organismo de control determinó glosas por USD$ 5,2 millones y la destitución del gerente de la empresa Metro de Quito, Mauricio Anderson.

Según la auditoría, en el proceso precontractual y de negociación se incluyeron rubros no justificados por USD$11,5 millones, de los cuales más de USD$800 mil ya fueron pagados.

También, la Contraloría encontró que se modificó el contrato principal, lo que obligó a firmar uno complementario para garantizar la consultoría de la gerencia del Metro de Quito. Por este concepto se impuso una glosa de USD$$ 4,3 millones de dólares.

Por su parte, el alcalde Mauricio Rodas afirmó que se está analizando el informe y que el Municipio responderá las observaciones en los plazos de ley.

“Existe una interpretación inadecuada por parte de la Contraloría respecto a la normativa vigente para este proyecto. Recordemos que este es un proyecto que no se rige por la Ley de Contratación Pública, no se rige por la legislación nacional, se rige por normas internacionales, establecidas por los 4 organismos multilaterales”, indicó.

En cambio, Anderson explicó que la Contraloría no tomó en consideración las especificaciones del contrato, que la flexibilidad de este tipo de documentos permite las modificaciones ahora observadas por el organismo.

“Son modelos de contratos que, por su flexibilidad, estimula que las partes lleguen a acuerdos en ese proceso de ejecución de la obra”, acotó.

Comentó que la flexibilidad de este tipo de pactos permite las modificaciones ahora observadas por la Contraloría.

“En ningún momento, estamos cambiando el monto del contrato, ni tampoco el alcance del contrato, al interior existen muchísimos rubros que pueden ser modificados”, agregó Anderson.

La empresa Metro de Quito prepara la respuesta a la Contraloría para desvanecer las glosas y evitar la destitución de Anderson.

Fuente: Ecuador inmediato